Rivadavia - Miércoles, 24 de Abril de 2019
Ultimas Noticias :
Previous Next
Uno de los profesores más importantes de Medicina de La Plata se alejó de su cargo por la masividad de las clases Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Jueves, 21 de Marzo de 2019 16:04
Se trata del médico Marcelo Cerezo titular de Anatomía quien expresó su tristeza a través de una carta abierta que se distribuyó entre los alumnos y los medios de comunicación
 
Estimados Docentes y No Docentes de la querida e inigualable Cátedra “A” de Anatomía….
 
Dentro de pocos días nuestra Cátedra, la más antigua de la Facultad, cumplirá sus primeros 100 años, ya que como uds. saben, el 10 de Mayo de 1.919, el Profesor Pedro Belou dictó la primer clase de Anatomía en el Aula del Museo de Ciencias Naturales, de la recién nacida Escuela Preparatoria de Ciencias Médicas. El número de alumnos era “algo menor” de los que este año pueblan las Cátedras de primer año, alrededor de 4.000 ingresantes, mas los recursantes, que podrían llegar hasta 1.000 de incremento….
 
Seguramente éste haya sido el detonante para que tome la decisión de renunciar a mi Cargo de Profesor Titular de esta gloriosa Cátedra…. digo esto con mucho pesar, en razón de que hace 43 años que estoy aquí, viviendo buena parte de mi vida entre estas paredes…. exactamente desde el 18 de noviembre de 1.975, un día después de haber rendido el exámen final de Anatomía, ingresando como Ayudante Alumno ad honorem, y no recuerdo haber vivido previamente una situación como la actual.
 
Bueno, mucho tiempo ha pasado, pero en los últimos 12 años, me ha tocado estar al frente de este barco. Poco a poco fuimos modificando nuestro lugar de trabajo, adaptando salones para comodidad de los profesores, jefes y auxiliares graduados y alumnos, adecuando una sala para poder realizar cursos y actividades extraprogramáticas con mesadas individuales con lupas de disección y un sistema instalado de aspiración-irrigación.. También fuimos “modernizándonos”, creando el portal en internet, que, dicho sea de paso, fue el primero de una Cátedra en la Facultad, implementando el trasparente electrónico (único de la facultad), colocando cámaras internas para seguridad, implementando el sistema de tarjeta electrónica para control de asistencia de los alumnos a los T.P., y así… tratando de darle una impronta de modernidad a una cátedra de una materia que parece, a primera vista, como inalterable en el tiempo, con sus contenidos inmodificables… sin embargo, hemos puesto la mira en “aggiornar” la materia a los tiempos actuales, realizando múltiples cursos de pregrado sobre anatomía aplicada, como así también priorizamos la enseñanza de postgrado con cursos prácticos de anatomía aplicada y abordajes en distintas especialidades médicas…
 
El esfuerzo de todos nosotros ha sido bien recompensado, y por los mejores y mas justos Jurados, los alumnos, quienes durante 6 ciclos lectivos consecutivos en que se realizó la Encuesta oficial de la Facultad, nos premiaron prácticamente durante todos esos años, como Mejor Cátedra de la Facultad, Mejores Profesores, Mejores Jefes T.P. y auxiliares, Mejor Secretario, Mejor Organización, estando en el puesto 1 de todas las Cátedras de la Facultad cada año… Este será, seguramente, uno de los recuerdos mas sentidos que me lleve de mis años de Profesor Titular… gracias a mis Docentes y No Docentes por ello.
 
Y luego de enumerar algunos recuerdos de estos años, es importante que les transmita los motivos que me llevan a tomar la decisión de renunciar. Es que en los últimos 3 años, la situación se ha desmadrado. El masivo ingreso de alumnos, sin ningún tipo de condicionamiento, de cualquier nacionalidad, hablen o no nuestro idioma, ha llevado a un deterioro nocivo para el proceso de enseñanza-aprendizaje, al menos en Primer Año de la Carrera. No cabe duda que donde cursan bien 400 no lo harán 4.000, sencillamente porque no hay suficiente espacio ni infraestructura para ello, y porque, entre otras cosas, nuestras bandas horarias difieren bastante con las de las demás Cátedras de primer año, y por qué no, del resto de la Carrera.
 
No es un dato menor, que me sobren los dedos de una mano para contabilizar las Materias que se cursan a contraturno de la actividad de los profesionales que las imparten. Nosotros (los de Anatomía), toda la vida, hemos tenido nuestra actuación profesional fuera del horario de la Docencia, hecho que no sucede prácticamente con ninguna otra Materia, e incluyo a las otras asignaturas de primer año, dado que muchos de los docentes de ellas son Investigadores y realizan sus actividades de investigación dentro de sus horarios en la facultad, con lo cual tienen mayor flexibilidad para dictar su Materia en diversos momentos…
Esta situación nos ha llevado a vernos desbordados por el caudal de alumnos, teniendo que recurrir a cursadas de baja calidad/cantidad de clases, debido a que las aulas que disponemos no pueden albergar mas de 150 alumnos por vez. 
 
Las cursadas se hicieron mas espaciadas entre trabajos prácticos, que a su vez eran multitudinarios, superando, seguramente, la capacidad que nuestros espacios cuentan para ello. Los resultados fueron evidentes. Al primer parcial, y como uds. han podido comprobar, interrogando sobre contenidos muy sencillos, la tasa de desaprobados fue alarmante, y lo peor, cambiando las estrategias en los años siguientes, como duplicando las clases, por ejemplo, el resultado fue el mismo… mas del 50% de los alumnos perdían la cursada tras el primer parcial. Una verdadera estafa a los estudiantes y sus familias que mayoritariamente los sostienen económica y espiritualmente. No creo necesario entrar en mas detalles ya que todos uds. han vivido esta realidad. Para este año 2019 habíamos pergeniado una cursada superadora, con actividades en nuestra sala de trabajos prácticos y aula de teóricos de manera simultánea, con el objeto de poder absorber el enorme caudal de alumnos y dictar un T.P. por semana como mínimo, pero, lamentablemente, fue desafectada parcialmente el aula del segundo piso a favor de Biología, que, lógicamente, tiene a todo el caudal de los alumnos, aunque quisiera remarcar, al menos desde donde yo recuerdo (1975), ese salón SIEMPRE perteneció en la franja horario de 13 a 17 hs a Anatomía “A”.
 
Que se entienda, yo también soy producto de la masividad en el ingreso, fuimos 3.000 alumnos en el año 1975, pero no me enorgullezco de ello, ya que tan solo tuvimos 11 trabajos prácticos y nos agrupábamos de a 3 filas alrededor de las mesadas para poder tomar una clase práctica, la cursada fue pésima. Cuando se debía rotar de una mesada a la otra nos empujábamos como si estuviéramos ante una oferta de un producto que se está agotando en un supermercado, quedando a veces en una tercera fila, por detrás… mal podía uno tomar clases así... Y si aprendí la materia fue por un esfuerzo personal que me llevó muchos años, y familiar ya que gracias a que mis viejos se rompieron el lomo trabajando pude estudiar bancado por ellos… también es menester aclarar que nuestra formación al ingreso a la facultad era supremamente mas apta de la que hoy vemos. Alumnos que no pueden construir frases, que no son capaces de exponer un tema, que no entienden los contenidos ni las consignas… evidentemente el problema educativo es estructural y desde la formación inicial… sin duda.
 
No voy a continuar enumerando las penurias que uds han padecido, ya que las conocen mejor que yo, la cuestión es que no hubo manera para este Profesor de encontrar la vuelta, de poder armar una cursada digna y de excelencia, como nuestra Historia así lo ha demostrado, lo cual ha llevado a mi desesperanza respecto de los años venideros, ya que la política de nuestra facultad será seguir ingresando la cantidad de alumnos que se anoten, sea cual sea, y con el falso argumento de que la Universidad es pública y gratuita… pues saben qué? no es gratuita, lo será para el alumno, pero se sostiene con los impuestos que todos pagamos, asi que no me vengan con que es gratuita… y con el agravante de que en razón de que la tasa de pérdida de cursada es altísima, los recursantes cada año se incrementarán, tal como estamos viendo, ya que no tienen ningún impedimento para cursar una y otra vez. Es mas, de seguir así, me animaría a vaticinar que en pocos años, el número de alumnos recursantes terminará superando a los alumnos inscriptos….y todo esto, inclusive, ha repercutido en mi salud y eso no es negociable.
 
Mas aún, algunos de los detonantes que aceleraron mi decisión personal han sido producto de una de las últimas reuniones de nuestro Consejo Directivo, en donde se han aprobado modificaciones sustanciales (solo rechazadas por los Profesores en mayoría), que incluyen la potestad de las Autoridades de la Casa para “evaluar la situación y ver los posibles cursos de acción” en los exámenes parciales o finales cuando la tasa de desaprobados sea elevada, o de convertir los exámenes en públicos, (tan solo con pensar que un alumno concurra con una persona al mismo, en una mesa de 300-400 alumnos sería un descalabro), o el hecho de solicitar por parte de las Autoridades que se desarrolle un “programa de Promoción (sin exámen final) de la materia Anatomía”, o la posibilidad de que en caso de que se haya desaprobado en 3 oportunidades el exámen final, el alumno pueda recursar o en caso contrario decidir “rendir libre” la materia... Por una cuestión de principios no puedo negociar esto.
 
Un párrafo aparte para las materias de los años siguientes… nunca se consustanciaron con el problema de primer año. A segundo año y los sucesivos les llega la cantidad histórica de alumnos o tal vez algunos mas, eso ha sido muy cómodo, nos hemos convertido en el “examen de ingreso” sin que nos hayamos propuesto eso, con los mismos espacios, con los mismos docentes y con cada vez menor cantidad de material cadavérico, debido, entre otras cosas, a la ausencia de provisión de conservante (formol) desde hace ya 3 años! Seguramente la reciente frase del Sr Decano de que “debemos virar el eje hacia el ser vivo, no queremos médicos anatomistas sino médicos generalistas” sea finalmente una realidad, ya que en poco tiempo no habrá material cadavérico para mostrar.
 
No es el objetivo agobiarlos con mis pensamientos, pero es un combo que ya, a esta altura de mi carrera docente, no resisto. La calidad en la enseñanza de la Anatomía es innegociable para mi…
 
Pero no quiero terminar sin referirme a la cuestión salarial. Que se entienda, es un gran privilegio abrazar la Carrera Docente. Muchos que no lo son, comentan “de qué vas a vivir”… la verdad, no debería pagarse ni un centavo por este trabajo, lamentablemente la realidad nacional nos obliga a lo contrario... Es un privilegio poder enseñar y ser reconocido luego por generaciones y generaciones de egresados, como el “Profesor que nos enseñó tal o cual cosa”… Realmente creo eso, que no debería ser remunerado un trabajo tan importante y cargado de semejante responsabilidad como es formar un ser humano y un profesional. Y creo esto además, porque con la remuneración que se considera adecuada para un Profesor, que equivale a 2 salarios mínimos, o que, en el caso de quien les escribe, con la carga máxima de antigüedad y el Cargo máximo posible en una Cátedra, con semidedicación, según recientes datos del INDEC respecto de la línea de pobreza, está a solo 9.000$ de distancia, la verdad, es un verdadero insulto a la inteligencia y años de formación.... sin embargo... no hay otro camino mas que ir para arriba.. “Hay que Educar al Soberano! Dijo DFSarmiento... cómo estamos padeciendo no haber logrado eso! Pero que no decaiga! Hay mucha gente joven que empuja de atrás y lleva con ellos a los mas viejos...
 
Hoy quisiera, por último, homenajear a uno de mis Profesores (escuela secundaria/highschool) del Colegio Nacional de Mar del Plata, que en CUARTO AÑO (a mis 16) dictaba Neuroanatomía y Neurofisiogía.. si si, como se escucha, gracias a él pude aprender las Vías de Conducción Nerviosa.... gérmen que me permitió, años despues, hacer el Libro sobre ese tema para los alumnos de Anatomía de la Facultad de Medicina de La Plata... año 1977 y que todavía hoy se usa! Y por el que jamás cobré un solo peso, al igual que mis otros 7 libros, Profesor Mario Rovedo, gracias por todo y un honor que me siga contando despues de tanto tiempo como uno de sus amigos! “Debemos ser agradecidos con quien ha hecho algo por nosotros”, es una frase que les recomiendo que tenga siempre en su mente.
 
Gracias a todos ustedes por todos estos años de convivencia, con alegrías, sinsabores, pero en camaradería, gracias por haber dado todo para mejorar la enseñanza de nuestra materia y por llevar a nuestra Cátedra al punto mas alto dentro de nuestra Facultad. Gracias a varios de uds. por su amistad, y a dos personas en especial, Titi Canevaro, mi compañero de estudios de Anatomía y amigo, entrañable, siempre te recuerdo, y a Pablo Riente, un hermano sentido, pilar en mi tránsito por la Titularidad…. Y gracias a las personas cuyos cuerpos se encuentran en nuestra Cátedra, les pido perdón por la forma en que los estamos descuidando… no es mi culpa, pero es mi responsabilidad. 
Les dejo una frase que leí por ahí, que me gustó, para uds, jóvenes médicos y alumnos… y les saludo con un ¡Hasta Siempre!...
 
“Después? No hay “después”. Porque después el té se enfría, después el interés se pierde, después el día se vuelve noche, después la gente crece, después la gente envejece, después la vida se termina… y uno después, se arrepiente por no hacerlo antes cuando tuvo la oportunidad….”
Dr. Marcelo H Cerezo Profesor Titular de la Catedra A de Antomía de la Facultad de Ciencias Médicas de la U.N.L.P.
 
 
 
 
 
Uno de los profesores más importantes de Medicina de La Plata se alejó de su cargo por la masividad de las clases
 
Publicidad