Rivadavia - Lunes, 20 de Mayo de 2019
Bomberos de Fortín Olavarría cuando “querer es poder” Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Lunes, 15 de Abril de 2019 10:04
“Querer es poder”, es el lema que motivó la creación del primer cuerpo de bomberos voluntarios en el barrio de La Boca el 2 de junio de 1884 y parece ser también la consigna que guió a un grupo de vecinos de Fortín Olavarría en el partido de Rivadavia a crear de la nada, un cuerpo de bomberos que tiene pocos recursos pero una vocación de servicio y un sentido de pertenencia como pocos.
 
Los bomberos voluntarios de Fortín Olavarría acaban de cumplir 3 años de vida, se tomó como fecha fundacional el día que les asignaron la personería jurídica. En este tiempo cuentan con 14 integrantes, ganaron dos veces el Presupuesto Participativo y de a poco se van equipando, aunque aún resta mucho por hacer.
 
Cuando decimos que falta mucho, es porque falta. Los bomberos ocuparon un viejo galpón que fue construido hace unos años con la intención de crear un cuerpo de bomberos que nunca se concretó, pero el mismo tiene pocas comodidades. De hecho, los chicos van al baño de la casa del vecino “El Negro” Repetto que les presta el baño y un quincho para hacer las reuniones. La sirena es de un camión, no tienen sillas y utilizan latas de 20 litros. Con lo recaudado con la primera edición del PP compraron dos móviles y con el premio reciente materiales para hacer el cuartel. Ellos mismos los fines de semana abren cimientos y hacen la mezcla. Voluntad, vocación de servicio y amor por lo que hacen sobra.
 
Si bien la entidad funciona desde hace 3 años, la movida para su creación viene de hace 5 con la constitución de una comisión directiva que fue dando pasos para la concreción. Mientras tanto, los pocos voluntarios fueron haciendo cursos y capacitándose para cuando llegara el día.
 
Gastón Zunino es uno de los bomberos de la etapa inicial. Es albañil, sodero y le da una mano al club Racing, con los chicos en el fútbol. Es un apasionado de los bomberos, una vocación que obtuvo sin buscarla. La clave para él es el PP del 2015 que permitió la compra de dos móviles, antes practicaban con el camión regador de la Municipalidad. Como si fuera poco, un vecino agraciado se sacó un premio importante en la Lotería y les donó una camioneta, así ya estaban en carrera.
 
Horacio “Monino” Martín es el jefe del cuerpo activo. A diferencia de otros bomberos voluntarios en los que los más nuevos aprenden de los que tienen más experiencia, acá son todos iguales, todos comenzaron el mismo día y sin ninguna experiencia, se van haciendo en los cursos y en los sinsabores de este oficio.
 
“Costó mucho tiempo que se pudiera poner en práctica los bomberos voluntarios, tenemos un lindo grupo, todos con buena camaradería. Al cuartel lo estamos haciendo nosotros, y eso lleva a quererlo más”.
 
Los Bomberos Voluntarios de Fortín son de los más nuevos de la Provincia, y tienen una zona amplia de cobertura: desde el canal de Cuero de Zorro hasta la mitad del camino a América, y desde la ruta 33 al Meridiano Quinto que incluye Mira Pampa, Colonia El Balde, Roosevelt, Fortín y parte de Villa Sena. Es una zona de muchos accidentes en la ruta e incendios rurales.
 
“Nos tocó el incendio de la Delegación, una vivienda donde un hermano mayor sacó los hermanitos y había garrafas, y hay muchos vuelcos y accidentes en la ruta, como así también incendios en los campos” dijo Zunino a OESTE BA.
 
 
 
Trabajo en equipo
 
Entre las prioridades de poder contar con un cuartel en condiciones es que puedan ingresar mujeres al cuerpo activo, cosa que hoy no se puede porque no hay baños ni vestuarios.
 
Los 14 integrantes tienen un grupo de whatsapp y un teléfono de emergencia que tienen una semana cada uno, así se dan aviso hasta que el primero que llega hace sonar la sirena que ya dijimos fue sacada de un camión, porque cuesta más de 200 mil pesos una del estilo de cuarteles grandes.
 
Se organizan rifas, polladas y todo tipo de acciones para pagar los gastos operativos, al tiempo que reciben donaciones de combustibles en algunas oportunidades.
 
Ahora cuentan con ropa reglamentaria pero no siempre fue así. En los primeros tiempos usaron los viejos trajes de cuero que el cuartel de Piedritas, partido de Villegas, les prestó porque ya no los usaban al igual que unas botas de goma “sabíamos que el seguro no nos iba a cubrir con esa indumentaria pero lo hacíamos igual” dice Zunino y ahora sienten que les falta un equipo de comunicación (Handy). Las tablas para inmovilizar a los accidentados “las hicimos nosotros y las tiras son de cinturones de seguridad de autos abandonados y una costurera nos cosió el abrojo”.
 
“No tenemos sillas, pero lo más importante es que tenemos una tijera y un espansor para sacar accidentados de un auto y eso es lo más importante, no es de las mejores, es vieja y pesada pero sirve” dice orgulloso y hasta aprovecharon el cartel que la municipalidad puso de propaganda del presupuesto participativo y con esa chapa se hicieron uno mueble para guardar la ropa.
 
Zunino fue uno de los primeros en acercarse a bomberos “me gusta ayudar no es una satisfacción salir a un accidente, sino llegar a tiempo para poder ayudar. Vamos a las escuelas y damos charlas de RCP, eso nos da mucha satisfacción, y con todos los chicos nos sentimos a gusto porque lo hacemos porque nos gusta, por vocación y no por obligación”.
 
“Nunca me imaginé ser bombero y estoy agradecido. Hay sin sabores claro, los accidentes con chicos o jóvenes de acá que nos conocemos todos. Pero de a poquito nos vamos haciendo porque nadie tiene experiencia, en otros cuarteles los más viejos enseñan y contienen a los más jóvenes, nosotros lo hacemos entre nosotros, cuando volvemos de un accidente lo charlamos, nos desahogamos si algo sentimos que tenemos que decir y eso nos hace bien”.
 
Por su puesto que no tienen psicólogos “lo hacemos entre nosotros” dice Zunino y ríe y aclara “acá todo es a pulmón”. Los fines de semana se turnan para hacer cursos generalmente en Trenque Lauquen y el resto se queda haciendo la obra del cuartel. Uno de los últimos cursos fue rescate en altura, parece algo difícil de poner en práctica en Fortín Olavarría, pero advierte sobre la cantidad de plantas de silos que habitan esa zona y los operarios que trabajan allí en lo alto.
 
No parece que encuentren obstáculos que no puedan sortear, tenaces y obstinados decidieron tener un cuerpo activo de bomberos voluntarios en Fortín Olavarría y lo consiguieron. Como Tomas Liberti escribió aquel 2 de junio de 1884 en el primer cuartel de bomberos en el barrio porteño de La Boca “querer es poder”.
Fuente: OesteBA
 
Bomberos de Fortín Olavarría cuando “querer es poder”
 
Publicidad