Rivadavia - Viernes, 28 de Julio de 2017
Las Dolomitas. Un canto al sol. Imprimir
Usar puntuación: / 10
MaloBueno 
Sábado, 01 de Junio de 2013 08:06

Por Claudio Ruax*

 

Luego de recorrer playas, valles y colinas los invito a volver a la montañas, y que montañas!

Hemos ya visitado los alpes en la región del Valle de Aosta que limita con Francia, hoy iremos hacia el noreste de Italia para visitar la cadena de las Dolomitas que limitan con Austria. Preparamos la mochila y partimos.

 

Antiguamente llamadas los montes pálidos por su color claro a la luz del sol, las Dolomitas deben su nombre al geólogo francés Déodat de Dolomieu quien descubre en el 1791 la roca calcarea alpina que compone estas montañas, después de diversos análisis la roca viene denominata dolomia en homenaje a su descubridor. Las Dolomitas serán llamadas así mucho mas tarde, es en el 1864 gracias a un libro de viajes publicado en Londres bajo el título The Dolomite mountains, el nombre se difunde aún más después de la primera guerra mundial cuando esta región pasa a ser parte del Reino de Italia.


Las Dolomitas al atardecer

Los colores maravillosos de estas montañas se deben a el acumularse de conquillas, corales y algas calcareas de un ambiente marino y tropical, ambiente que existia hace doscientos cinquenta millones de años en una longitud y altitud muy distinta a donde hoy se encuentran las Dolomitas, y donde existían mares calientes y poco profundos; sobre el fondo de estos mares se acumularon centenares de metros de sedimentos. Tiempo después el choque entre la placa africana y la placa europea hizo alzar estas rocas a mas de tres mil metros sobre el nivel del mar.
Por ello cuando miramos las Dolomitas estamos mirando una barrera coralina petrificada. De hecho son tantisimos los restos fósiles encontrados en estas montañas.

Hasta aqui un poco de la historia y de la geología de estos montes espectaculares que cambian color en distintos momentos de día. Al amanecer son rosa claro, hacia el mediodia el color cambia al naranja para trasformarse en rojo al atardecer.

Los valles que componen esta cadena montañosa son tantos, Val Badia, Val Gardena, Val di Fassa, Val d’Ampezzo, Val di Fiemme por citar los mas importantes de los treinta y ocho valles que forman las Dolomitas.

Paisaje de Val Badia en verano

 

Hoy visitaremos el Val Badia. Las localidades que lo componen son; Badia, Corvara, Colfosco, La villa, San Cassiano y La Val.
No nos olvidemos que estamos en el corazón de las Dolomitas, cuna del turismo invernal italiano es Corvara donde en el 1937 fue creada la primera telesilla de Italia dando impulso a las distintas pistas que hoy componen el complejo de esquí Dolomiti Supersky ofreciendo al esquiador quatrocientos cinquenta implantos de subida entre telesillas, teleféricos, y ovovia que son teleféricos más pequeños, por un total de mil doscientos kilometros de pistas.

LLegando desde Val Gardena y pasando por el paso homonimo a 2121 metros se entra en Val Badia donde encontramos Colfosco (Kolfuschg en alemán). Gracioso pueblito de pocas casas con varios hoteles y Bed & Breakfast, que cuenta con excelentes pistas para principiantes y no tanto que hacen las delicias del esquiador, para recomendar la pista 45 que del Monte Pradat baja hasta el centro de Colfosco pasando sobre la calle principal gracias a un puente que cruza sobre la misma.

Colfosco desde el alto, al fondo el grupo montañoso Sella

 

En la localidad de San Cassiano se puede gozar de una larga caminanta de varios kilometros entre la nieve cruzando torrentes y observando las maravillosas Dolomitas que siempre nos acompañan...

Existen en todo el valle muchisimos hoteles que ofrecen distintos tipos de masajes, tratamientos de belleza etc., he tenido la oportunidad de visitar este invierno la piscina de un hotel de frente a las pistas y con las Dolomitas de fondo, la música relajante, el camino encendido cerca de la piscina y del hidro masaje creaban una atmosfera donde el cuerpo y la mente se recuperan del estress cotidiano.

Aqui en Italia, a las vacaciones de invierno en montaña se les dice “settimana bianca”, semana blanca, por el hecho de asociar la montaña a la nieve.
Y si de nieve se trata, este invierno hemos visto tanta, junto con mi hija, hemos hecho distintas pistas de esquí que se conectan de un valle a otro creando un ronda de pistas que permiten conocer tantisimos paisajes, mientras mi esposa hacia paseos con raquetas de nieve o relajantes masajes..

Los servicios que ofrecen aqui son tantisimos, el cliente/turista es considerado el recurso económico por excelencia, por ello puede elegir entre las distintas ofertas de hoteles, restaurantes, alquiler de esqui, etc.

La población que vive en este valle es la ladina, con su propio dialecto (el ladino) muy similar al tedesco. La vestimenta típica no difiere tanto de otros valles del arco alpino. Es una población muy catolica, siendo el val Badia uno de los valles con mas Iglesias y capillas de la zona. De visitar la pequeña iglesia de Santa Barbara en la localidad La Val, a lo alto de una montaña se domina un paisaje espectacular.

Iglesia de Santa Barbara

 

Esta población que tiene mas de alemana que de italiana ha siempre vivido en esta zona,desde el año mil aproximadamente ya se tienen noticias de esta población y de su lengua.
Los ladinos son una etnia tipicamente tirolés, de hecho esta zona se llama sud tirol. La región donde se encuentran las Dolomitas es Trentino-Alto Adige y como les decía limita al norte con Austria. Por ello arquitectura la cocina y los dialectos son tan distintos comparados con el Valle de Aosta que limita con Francia y recibe su influencia.
Aqui las casas son la clasica foto que nos imaginamos de los alpes Alemanes asi como sus comidas.

Entre los platos más auténticos de esta región estan los canederli o Knodel en alemán. Son albondigas de miga de pan, leche y huevo, (en algunos casos en lugar del pan se usa la polenta). En la masa se introducen pedacitos de panceta o Speck (fiambre tipico de esta zona), quesos, cebollas, etc. y son despues hervidos en caldo.

Canederli

 

Turtres

 


Otro plato para provar son los turtres. Discos de masa fritos y rellenos de ricotta y acelga o de speck y ricotta que van acompañados de una sopa de cereales. Muy similares a nuestras empanadas en cuanto a la preparación se refiere.
En el caso de los postres, el strudel es el rey indiscutido de la mesa. Las manzanas que estos valles ofrecen estan entre las mejores de Europa, por lo tanto el srudel de manzana no nos puede defraudar..

Los vinos del Alto Adige son el pinot negro, el Lagrein, Santa Magdalena, esclava negra y los clasicos blancos chardonnay y Sauvignon Blanc.
Según mi paladar los mejores son el Santa Magdalena y el Lagrein.

En el primero nos encontramos con un vino con un gusto suave, con retrogusto almendrado de buen cuerpo con una media graduacion alcoholica (11%/11,5%). Ideal para primeros platos a base de pasta, fiambres y quesos suaves.
La uva que produce este vino es la esclava gentil, de la familia de la uva esclava que encuentra en estos territorios su mejor maduración

El Lagrein es un vino clasico de la provincia de Bolzano de la cual la Val Badia es parte integrante. En este caso estamos frente a un vino con una graduación alcoholica de 13.5%/14%, corposo, de color rojo ladrillo con reflejos amarronados, ideal para acompañar segundos platos a base de carne, sobre todo animales de monte o quesos muy estacionados. Mejora con los años.

Las montañas del Val Badia se coloran de rojo, señal que la tarde ha dejado paso al atardecer. Filas de esquiadores dejan las pistas y se encaminan a los hoteles y las casas.
En tanto, yo he entrado en una confiteria. Busco el sillón más comodo cerca de hogar mientras gozo del espectaculo de las Dolomitas y sus colores junto a mi familia. A esta hora el chocolate caliente con crema y el strudel son casi obligatorios.
Más tarde, pensaremos a la cena, ahora me divierto mientras miro a nuestro perro, Yago (un bellisimo border collie), que salta y corre en la nieve con mi hija.

Al proximo viaje.

Claudio

 

Las Dolomitas. Un canto al sol.
 

CER HOGAR

Publicidad