Rivadavia - Viernes, 15 de Diciembre de 2017
Ultimas Noticias :
Previous Next
Ud. está aqui:   Inicio Noticias La Ciudad
El viaje de Julia por el mundo ya cumplió 50 días Imprimir
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 
Jueves, 26 de Octubre de 2017 18:31
La jóven de América Julia Monasterio, Licenciada en Informática, emprendió hace 50 días un viaje muy especial que va camino a los dos meses de recorrido por el sudeste asíatico. Para celebrarlo desde su blog nos sigue contando en palabras y mostrando en fotos estos días soñados.
 
50 días de viaje
 
50 días de viaje, nose si es mucho o es poco, solo se que pasaron cincuenta días desde que arranque esta aventura. 
 
Una más de las que me propuse, o de las que se propuso aquella Julia con mente estructurada, donde en cada espacio del tiempo había un objetivo que cumplir, un sueño o meta que alcanzar. 
 
Todo fue paso a paso, a la velocidad con la que aprendí que suceden las cosas. Buscarlas, pensarlas, planearlas y cumplirlas. Probablemente no fue el objetivo más difícil desde lo personal, pero si el que más cerca del precipicio me hizo sentir.
 
Dejar el laburo, el grupo de militancia que tanto adoro. Llegar a fin de mes y no tener un sueldo depositado, pensar que iba a sentir sabiendo o interpretando la incertidumbre de mi futuro.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
También dejar a mi grupo de amigas viajeras y la pasión que nos une, nuestra querida Soledad Pastorutti. 
 
Por otro lado mis amigas de toda la vida, esas con la que crecí y que aún hoy cuando los caminos son diferentes siguen estando a mi lado. 
 
Viajar acompañada cuando siempre los viajes “largos” los hice sola, convivir cuando hace 10 años que vivo sola y que mis decisiones siempre son de a uno. 
 
Hoy el tiempo paso, pasaron las ciudades, los países, y se construyeron las anécdotas, experiencias, vivencias. Otra vez sentirme invitada o espectadora de la vida de un montón de personas con cultura diferente, con creencias distintas a las mías.
 
Mientras iba en una lancha por el Lago Inle y veía a las mujeres lavar ropa en el lago o charlar entre sí, pensaba esa es su vida, así como la mía era levantarme ir a la oficina, o a militar, o aquello que hiciese ese día. 
 
Escuchar idiomas que realmente no entiendo nada, o manejarme en un idioma que manejo poco como es el ingles. Dormir en un tren, bañar un elefante, ver la creencia en su mayor potencia en Varanasi. Sacarme de encima esos mitos que me habían metido antes de venir que India era horrible, que nos iban a robar, estafar o lo que sea. 
 
Al fin y al cabo todos somos personas que nos toca en un tiempo  y en un momento compartir este mundo. Sentarme y pensar cuales son los sueños de esas personas.
 
Andar en colectivos locales sin baño, donde se paraba en paradores cada 200 km. Sorprenderme con la sonrisa de miles de niños y adultos en Myanmar, que nos gritaban “Hello” y que tan solo querían acercarse a nosotras porque claro ahí eramos lo raro o lo distinto. 
 
Todos los días antes de ir a trabajar miraba el noticiero, escuchaba las noticias de los terremotos en Nepal y ahora ver de cerca lo mucho que ha sufrido esa gente por los desastres climáticos, y seguramente como muchos de ellos han tenido que empezar de cero y otros todavía no logran arrancar de nuevo. 
 
Ver gente haciendo sus necesidades en la calle como algo normal, o andar entre ratas. 
 
Quedarme sin palabras ante el hermoso paisaje que nos regalaba Hpa An, por otro lado mi primera “experiencia” en el buceo en la isla de Koh Tao que también fue algo que me hizo ver la alta vara de autoexigencia que tengo para conmigo misma. 
 
Tener un tiburón cerquita, o quedarme como boba viendo un cardumen gigante. Sentirme en el paraíso en el Parque Nacional Ang Thong en Thailandia.
 
Manejar del lado izquierdo, parece una boludes pero les juro que es un toque complicado.
 
 
 
No se si el viaje me cambio, pero seguramente me hizo crecer y reencontrarme en algún aspecto con una julia interna diferente. Ver que la convivencia funciono, y que mucha gente que me decía te vas a ir con una amiga que conoces hace tres años. A ellos hoy les diría no me arrepiento de mi decisión, porque he aprendido mucho de Carla en estos 50 días, y sin dudas ha profundizado mucho más una amistad que considero única.
 
Me suelen preguntar si extraño, y sin dudas tengo ganas de estar cuando veía a las chicas en Arequito en un show único de mi idola, o cuando mis amigas están todas juntas en América o mis viejos un asado un domingo o este domingo fiscalizando una elección tan importante para el partido que me siento parte como es Cambiemos.
 
Pero por nada cambiaría esta experiencia, y la volvería a hacer tal cuál como hasta el momento, porque cuando vuelva mis amigos, pasiones y grupos de pertenencia van a seguir estan ahí como lo estan ahora. 
 
La vida es tiempo, y esta en nosotros que queremos hacer con el. Siempre pienso que cuando me toque entregarla a Dios o a quien sea (si es que hay alguien después de todo esto) se la quiero dar bien gastada, llena de experiencias, de momentos. Mirar para atrás y decir la vivi como la quise vivir!
 
 
 
50 días de viaje y todavía faltan como unos 110!!!
 
  El viaje de Julia por el mundo ya cumplió 50 días
 

Registro Automotor

La Carreta

Deja Vu

Climatizacion Ibarra

Retroamerica

Cdra. Sandra A. Andres

Optica Nitido

Busqueda Laboral

Construsec

América Pick Up

AGROZAVATTERO S.A.

Trexalum

Electricidad Sarmiento

Gran Remate OOA

CER HOGAR

Louis Dreyfus Comodities

Sociedad Rural De Rivadavia

Guion Bajo

Master Mix - Publicidad callejera

Archie

Carolina Brambilla

Roberto Fernández Propiedades

Publicidad