Rivadavia - Sábado, 28 de Marzo de 2020
Ultimas Noticias :
Previous Next
Ud. está aqui:   Inicio Deportes Nacionales
El punto G de Gallardo Imprimir
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 
Miércoles, 11 de Diciembre de 2019 11:08
El Muñeco necesita reconfirmar que todos siguen encolumnados con su idea y que no se irá ningún jugador de los que considera clave. La semana que viene llegará el anuncio.
 
En unas semanas se inaugurará la estatua de Marcelo Gallardo. Restan algunos detalles, nomás, para pasar a la fundición que encastre todas las partes que hoy están por separado en un galpón creativo en el que se trabaja en este proyecto desde principios del año que se va. Habrá un acto en el que el Muñeco tendrá enfrente su réplica de más de siete metros de altura, levantando la Copa Libertadores más inolvidable de la historia, al lado de la de Angelito Labruna. Para entonces, ¿seguirá siendo el técnico de River? Sólo él lo sabe, si es que ya lo sabe: después del partido del viernes contra Central Córdoba en Mendoza hará finalmente un anuncio que el mundo riverplatense le requiere con cierta urgencia desde hace rato. Urgencia que no tiene hoy el entrenador y que no tiene tampoco por qué tener: le queda una final y sólo trata de enfocarse en eso; sus tiempos no son los del resto y los medios, por si no había quedado claro, no le marcan la agenda al deté más ganador de la historia.
 
Ahora bien, hay algunos indicios de que hay MG para un rato más: que el lunes Rodolfo D’Onofrio confirmara que River hará uso de la opción de compra de Carrascal podría ser perfectamente uno de ellos. Es una proyección sobre un jugador que representa para Gallardo el mismo desafío que representó hace un año De La Cruz. Una mirada hacia el futuro. El Muñeco, dicen por lo bajo en el club, quiere seguir si todos siguen encolumnados con su idea, algo que se descuenta de parte de la dirigencia. Aunque su idea también incluye a los jugadores: que le banquen el ritmo, la ambición de pretender seguir ganando todo, que banquen el estrés que genera River y que otros jugadores -como Barovero- durante su ciclo finalmente no toleraron.
 
En otras palabras: que los jugadores esenciales no quieran irse a ligas más amables y, en todo caso, que el club haga un esfuerzo para mejorarles las condiciones en un contexto económico difícil. Que no se vaya Enzo Pérez, que no se vaya Nacho Fernández, que no se vaya Pinola, que no se vaya Borré. Incluso asumiendo con cierta molestia que un par de ventas -y la de Palacios, claro, es una de ellas- son inexorables. Le gusta mucho Batallini por la mixtura de su juego, porque es muy hábil, porque mete y marca como loco, porque tiene gol. Gallardo, sí, mira hacia adelante: deberá, como hace cada fin de año, recargar energías, repensar si las tiene, ver qué tiene a disposición para renovarse a sí mismo los desafíos.
 
Por lo pronto, el domingo pasado se lo vio como nunca, ya suelto, cantando con la gente en medio del Monumental: muchos esperaban que allí hiciera un anuncio de su continuidad, que no llegó. Luego también disfrutó de una cena íntima en los nuevos quinchos del Monumental con jugadores, cuerpo técnico, directivos, familiares y amigos. Antes y después, D’Onofrio sí habló sobre el tema en cuestión y su discurso se atenuó. En un primer momento, acaso agobiado por la insistencia mediática, aseguró la continuidad de Gallardo hasta la finalización de su contrato: “Va a estar hasta 2021. Si lo conocen a Marcelo, en la vida de Dios va a hacer algo cuando tiene desafíos por delante, así que apuntemos bien porque nos estamos equivocando”, había dicho RD hace una semana. El lunes atemperó la sentencia: “No tengo una respuesta para dar sobre su continuidad. Es un tema de voluntad y decisión suya, y él la tomará en el momento que crea oportuno”. ¿El presidente dio así una mala noticia? No necesariamente. Más bien pareció que trató, con sus declaraciones públicas, de no incomodar a nadie y en todo caso de que el Muñeco se sienta a gusto, sin presiones.
 
Todo estará en la balanza: el apoyo de las partes; el esfuerzo para retener a los jugadores clave y mejorar el equipo con refuerzos específicos; las energías que le queden para lo que sigue; la seguridad de creer que el día de mañana, cuando se vaya, deja montada una estructura sólida para que la máquina siga funcionando incluso sin él; repensar si las ganas lógicas de tener una vida social y familiar más activa de la que tuvo en estos 65 meses pueden esperar un ratito más.
 
De cualquier manera, se puede sospechar que hoy el entrenador más ganador de la historia sólo piensa en subrayar ese título que ya se ganó en Mendoza, donde buscará ganar la tercera Copa Argentina de su ciclo y así no sólo asegurar su participación en la fase de grupos de la Libertadores sino también despejar el calendario de principios de 2020 para una Superliga que, esta vez, sí parece enamorarlo...
 El punto G de Gallardo
 

Matafuegos Rivadavia

Muniz Instalaciones

Molinos Villa Sena

América Pick Up

Trexalum

Electricidad Sarmiento

Sociedad Rural De Rivadavia

Contador de visitas

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy4128
mod_vvisit_counterAyer14430
mod_vvisit_counterTotal10114544

En el sitio: 188
28/03/20 08:14:50

Farmacias de Turno

Guion Bajo

Master Mix - Publicidad callejera